Patologías

Tendinopatias

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La causa principal en todos los casos suele ser traumatismos repetidos o sobreuso que produce a medio y largo plazo, irritación, inflamación y / o degeneración del tendón y todas sus estructuras internas y adyacentes. Las más comunes en nuestros centros son las relacionadas con la actividad deportiva; epicondilitis o codo de tenista, epitrocleítis o codo de golfista, lesiones de tendón rotuliano y aquiles en deportes de impacto o lesiones del complejo tendinoso del manguito rotador en deportistas que practican pádel, tenis o golf o en trabajadores que elevan y ejercitan de forma agrasiva la articulación del hombro.

¿Qué es el tendón?

El tendón es la estructura que une el músculo al hueso. Está compuesto mayoritariamente por fibroblastos, colágeno (80%), tejido conjuntivo y matriz extracelular y su función es transmitir la fuerza producida por el músculo al hueso para, en la mayoría de los casos, mover la articulación. Las lesiones de tendón representan en torno a un 25% del total de las lesiones en el deporte. Dichas lesiones se caracterizan por producir dolor, inflamación y/o degeneración del tendón en algunos casos, así como impotencia funcional.

¿Cómo podríamos clasificar las lesiones del tendón?

Las tendinopatías se pueden clasificar de la siguiente manera: Lesiones por traumatismo directo: donde un mecanismo externo daña el tendón, produciendo rotura o laceración del mismo. Tendinopatías: hace referencia a las lesiones no traumáticas del tendón, sobrecarga mecánica del mismo así como de las estructuras que lo rodean (paratendón). Entesopatías: se denomina entesis a la inserción o unión de un tendón con el hueso. Así el término entesopatía se refiere a las lesiones en el punto de inserción de dicho tendón, tanto de carácter inflamatorio como de carácter degenerativo. Tendinitis: proceso inflamatorio en el cuerpo del tendón, no asociándose cambios degenerativos en el mismo. Paratenonitis: hace referencia a la inflamación de las capas externas del tendón. Tendinosis: lesión asociada directamente a sobreuso o sobrecarga mecánica del tendón y / o sus estructuras anexas. No existen en estos casos síntomas de inflamación y sí cambios degenerativos que afectan a todos los componentes del tendón.

¿Qué causa las tendinopatía?

La causa principal en todos los casos suele ser traumatismos repetidos o sobreuso que produce a medio y largo plazo, irritación, inflamación y / o degeneración del tendón y todas sus estructuras internas y adyacentes. Las más comunes en nuestros centros son las relacionadas con la actividad deportiva; epicondilitis o codo de tenista, epitrocleítis o codo de golfista, lesiones de tendón rotuliano y aquiles en deportes de impacto o lesiones del complejo tendinoso del manguito rotador en deportistas que practican pádel, tenis o golf o en trabajadores que elevan y ejercitan de forma agrasiva la articulación del hombro.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Dolor y aumento de la sensibilidad: generalmente el paciente refiere un dolor y aumento de la sensibilidad en la zona del tendón que no es de carácter contínuo sino que aparece tras ciertas acciones mecánicas de carga o esfuerzos repetidos. No presenta normalmente dolor referido o irradiado. Inflamación: en algunas ocasiones es acompañado de inflamación localizada aunque no tiene por qué venir asosiado a la misma. Rigidez articular: es un signo a tener en cuenta, sobre todo en carga, ya que se producirá cuando la articulación se defienda del dolor o del déficit de masa muscular cuya función es proteger.

Factores de Riesgo

El origen de las lesiones de tendón suelen estar asociadas a las fuerzas de compresión, tracción o fricción a las que son sometidas dichas estructuras, bien de carácter repetitivo bien de carácter aislado. De ahí que sea determinante hacer un buen estudio etiológico de los factores de riesgo intrínseco y extrínsecos.

Factores Intrínsecos:

  • Desalineamientos y alteraciones biomecánicas
  • Dismetrías de Miembros Inferiores
  • Desequilibrios musculares entre agonista y antagonistas
  • Edad
  • Laxitud articular o exceso de movilidad de determinadas articulaciones
  • Alteraciones en la extensibilidad y flexibilidad muscular
  • Composición corporal y sobrepeso
  • Factores genéticos
  • Alimentación e hidratación
  • Causas hormonales
  • Antecedentes de enfermedades crónicas como diabetes o artritis
  • Mal uso de determinada medicación

Factores Extrínsecos:

  • Defectos en la organización del entrenamiento y planificación de las cargas
  • Descansos mal pautados
  • Déficit de adaptación fisiológica al entrenamiento
  • Calzado y superficies de contacto inadecuados
  • Cambios frecuentes de superficies de entrenamiento
  • Entrenamiento general de base inadecuado
  • Factores medioambientales

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico correcto se establecerá con una correcta y detallada exploración física, unida al estudio de los antecedentes y los factores de riesgo de nuestros pacientes, combinado con una ecografía y / o resonancia magnética.

¿Cuál o Cuáles son los tratamientos más recomendados?

Los tratamiento que en la actualidad se han visto más efectivos en el enfoque de las lesiones de tendón son multidisciplinares. Si bien es cierto que muchos han sido los tratamientos descritos en el manejo conservador de las tendinopatías, han sido pocos los que han contado con una base científica considerable. Los protocolos de actuación y tratamiento, dependiendo del diagnóstico establecido, pueden ser bastante diversos:

Tratamiento médico

  • Antiinflamatorios no esteroideos: el uso de dichos medicamentos es controvertido en el tratamiento de las tendinopatías tanto agudas como crónicas.
  • Corticoides: dicho enfoque terapeutico no está carente de efectos secundarios como necrosis del tejido, infecciones, hiperglucemia o leucocitosis, etc. Es por tanto que en los útlimos años se desaconseja el tratamiento en cuestión.
  • Otros tratamientos invasivos con medicación como la Proloterapia con Dextrosa, glucosa y / o lidocaína, no han demostrado una clara evidencia científica.
  • Factores de Crecimiento (Plasma rico en plaquetas) y Células Madre: dichos tratamientos han levantado grandes expectativas en los últimos años ya que cuentan con cierta evidencia científica en la regeneración de tendinopatías degenerativas y en la ayuda a la regeneración del colágeno.

Tratamientos de Fisioterapia y mediante medios Físicos

  • Crio y Termoterapia: hace referencia al uso de medios físicos como el frío y el calor para el tratamiento del tendón.
  • Ultrasonido: pese a su popularidad, hay poca evidencia al respecto. En las tendinopatías, pese a no estar demostrada su eficacia, la aplicación se sustenta en sus efectos clínicos.
  • Láser: se le atribuyen efectos regeneradores del tendón y de reducción del dolor aunque no se conocen muy bien los mecanismos fisiológicos por los que actúa.
  • Diatermia: pese a su actual popularidad no hay evidencia científica alguna que sustente su efectividad en este tipo de lesiones. Si bien es cierto que, cuando se usa a altas frecuencias y en modo de hipertermia, la sensación del paciente suele ser bastante positiva, al menos temporalmente.
  • Electroterapia: usada de manera bastante dispar dependiendo del centro donde se aplique, las más usadas y a las que se le atribuye cierta efectividad en el tratamiento de tendinopatías son las interferenciales, Tens y corrientes Galvánicas para iontoforesis. Todas ellas orientadas a la mejora del dolor y / o disminuir la inflamación cuando exista.
  • Terapia Acuática: durante muchos años se ha utilizado el medio acuático con fines terapéuticos en diferentes ámbitos de la medicina. En el caso de las tendinopatías es determinante en las primeras fases de readaptación deportiva o vuelta a la actividad, ya que nos permite organizar la carga y el trabajo de forma gradual.

  • Terapia Manual: diversas modalidades y técnicas terapéuticas han intentado demostrar su efectividad en el tratamiento de las lesiones de tendón. La más popular es el Cyriax o masaje transverso profundo. Si bien es cierto que hay pocos estudios que demuestren su efectividad por sí sólo, es bastante aceptado y demandado por nuestros pacientes.

  • Trabajo excéntrico: existe bastante bibliografía al respecto de los efectos de las contracciones musculares de carácter excéntrico en el tratamiento de las lesiones crónicas de tendón. Desde hace más de 30 años, se han publicado artículos en los que se ha apreciado un aumento de la longitud de la unión músculo-tendinosa, unido a una mejora del dolor.

  • Ondas de choque extracorpóreas: ha cobrado un protagonismo determinante en los últimos años, mostrándose una efectividad significativa sobre todo en las tendinopatías asociadas a calcificaciones.
  • EPI (Electrólisis percutánea intratisular): consiste en la transmisión de corriente galvánica, a través de agujas de acupuntura, dentro del tendón. De esta manera se produce un efecto inflamatorio dentro de dicha estructura con la consiguiente activación de los mecanismos fisiológicos de regeneración del tejido. Pese a la poca evidencia científica de la técnica, ya existen diversos trabajos que muestran su efectivida. Nuestra experiencia con dicha técnica es muy satisfactoria.

De esta manera, el éxito o el fracaso en el tratamiento dependerá basicamente de cómo sepamos organizar y combinar las diferentes técnicas terapeuticas descritas anteriormente.

©2019 Terapias Acuáticas Canarias S.L. Todos los derechos reservados. Elaborado por    Altion Soluciones