Blog

Síndrome de cintilla ilio-tibial

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es una afección característica en corredores de larga distancia y ligeramente en menor medida en ciclistas y nadadores. Se trata de una tendinopatía de la banda (cintilla) iliotibial pudiendo ir acompañada de un proceso de bursitis (proceso inflamatoria de la bursa).

La cintilla iliotibial forma parte del músculo tensor de la fascia lata, teniendo su origen ubicado en la espina iliaca anterosuperior, y su inserción es a través de la cintilla iliotibial en el cóndilo lateral de la tibia (en el Tubérculo de Gerdy). Su principal función es la Abducción (separación) de la cadera y la estabilización de la rodilla por su cara externa.

¿Cómo se produce?
Generalmente se desarrolla de forma progresiva, limitando la continuidad en el tiempo de carrera. Comenzando a los diez o quince minutos, e impidiendo la continuidad de la carrera. El dolor aumenta con las pendientes así como con un ritmo lento, porque aumenta el tiempo de contacto de la cintilla iliotibial con el epicóndilo.

Factores predisponentes a la lesión:

  • Exceso de pronación dinámica.
  • Dismetría entre miembros.
  • Genu varo.
  • Sobre – entrenamiento.
  • Uso de calzado inadecuado para el deporte.
  • No hacer los estiramientos de forma correcta.

¿Cómo es el diagnóstico?
El diagnóstico es sencillo a través de una exploración en camilla y localización del dolor mediante la palpación del epicóndilo lateral del fémur (cara externa de la rodilla). Suelen existir puntos gatillo a lo largo de la fascia lata. El diagnóstico se puede completar con diversas pruebas de valoración muscular. Aisladas son las veces en las que son necesarias pruebas complementarias, pero en diagnósticos dudosos son solicitadas radiográficas en carga, ecografía o RNM. 

Estudio estático y dinámico de la marcha
Se debe valorar el estudio de pisada tanto estático como dinámico, donde la predominancia es observar una disminución en el apoyo del arco longitudinal externo, creando un desplazamiento de la carga hacia la interna plantar. Esta posición provoca mayor tensión en la cara externa de la rodilla (cintilla iliotibial)
La presión sobre el pulpejo del primer dedo nos refleja el incremento de pronación.

Tratamiento de FISIOTERAPIA:

  • Estudio estático y dinámico de la marcha. Lo que conlleva el uso de plantillas con contención interna que produce un control de la medilización del pie (pronación) y una menor tensión en la cintilla ilitibial (cara externa de la rodilla).
  • Tratamiento de fisioterapia con el fin de la descarga muscular (terapia manual, punción seca y diatermia), normalizar proceso irritativo (tecnicas manuales y electroterapia, principalmente la aplicación de la E.P.I. en proceso crónicos (4/6 semanas de evolución)) y mejora de condicionantes lesivos (fase preventiva y readaptadora)
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento especifico de abductores (gluteo medio y gluteo mayor).
  • Ejercicios de retroalimentación (biofeedback).
  • Propiocepción.
  • Reposo relativo.

 

 

 ¿Quiere saber más acerca del estudio de pisada y de marcha?

 

Prettier

 Avenida de Escaleritas, 29-31

 info@tacsl.es

 928 208 244

©2018 Terapias Acuáticas Canarias S.L. Todos los derechos reservados. Elaborado por    Altion Soluciones